{"status": "failed"}{"status": "failed"} Nuevos talleres de Chiclayo para el crecimiento social

Chiclayo: ejemplo de talleres laborales en las cárceles

Actualmente los centros penitenciarios ya no sólo se limitan a recluir a individuos con cargos criminales, sino que cada vez es más común la implementación de diferentes actividades y programas destinados a rehabilitarlos con el fin de facilitar su nueva integración en la sociedad, pasando por talleres de arte, y la opción de cursar estudios y talleres laborales. Y en esto último, los talleres laborales, es donde la cárcel Chiclayo busca con sus nuevos talleres cumplir con las metas del programa Cárceles Productivas; y como es señalado en el diario La Republica “los presos no solo promueven su auto sustentabilidad económica, sino es el preámbulo para la reinserción social”

La política de Cárceles Productivas fue implementada por el gobierno del ex presidente Kuczynski (quien se vio obligado a renunciar por descubrimientos de actos de corrupción), con el fin de que en las diferentes cárceles del país se promovieran diversos talleres, en conjunto con el apoyo del sector privado. La meta no es solo dar herramientas a los presos para su adaptación a la vida fuera de la cárcel, sino también generar rentabilidad a los empresarios que colaboren con las cárceles, además de beneficiar a los consumidores y a la sociedad en general.

Para dicho fin se abrieron talleres de los más diversos oficios, así como la remodelación o creación de nuevos espacios para sustituir espacios ya viejos. Y éste fue el caso de la cárcel de Chiclayo, ubicado en la región de Lambayeque en el noroeste del país. Este centro penitenciario posee una población de más de 3000 reclusos, contando hombres y mujeres. Allí este año se inauguraron los nuevos sitios de trabajos, decidiendo usar los talleres viejos como nuevas celdas para intentar contrarrestar la sobrepoblación que existe en el penal.

Entre los oficios que se dan en los espacios de trabajo del centro penitenciario resalta el de carpintería, y zapatería.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *