Reconocido por muchos como el mejor charanguista del Perú, Jaime Guillermo Guardia Neyra ha partido de este plano existencial a sus 85 años de edad y se le recordará como uno de los más grandes impulsores de la música andina.

A la tierna edad de 13 años ya tocaba con facilidad la quena, el charango, la guitarra y la bandurria. A los 16 se aventuró a Lima en búsqueda de los principales festivales de música del país. A los 19 integra el grupo La Lira Paucina, con quien se daría a conocer; esta agrupación se convirtió en una de las instituciones más grandes de la música andina y luego de 50 años de vigencia se convierte en una leyenda.

En los años 50, conoce al escritor José Arguedas con quien tendría una profunda relación de admiración y amistad, al punto de que éste le dedicaría su obra “Todas las Sangres” escrita 5 años antes de su muerte en 1964, exaltando su labor musical además de señalarlo como la representación más fidedigna de la música peruana originaria.

Entre los reconocimientos que obtuvo en vida se pude citar la orden de Artista Popular dado por el gobierno del Perú en el año 1987 y la Orden del Sol casi 20 años después en 2006; además le fue otorgado el título de Doctor Honoris Causa en el año 2015 por su trayectoria y aportes a la difusión de la música peruana originaria.

Se destacó como director y docente de la Escuela Nacional de Folclore, además de pertenecer y grabar seis discos con el legendario grupo musical La Lira Paucina, con quien giró por países como Argentina, Brasil, Colombia, Chile y Venezuela.

Para quienes deseen recordar su música les dejamos cinco de las canciones más representativas: “Madrecita Lina”, “Mañana me voy”, “Munaspaja Suyaycuhuay”, “Golondrina Viajera”, “Quejas y Suspiros”.