El antropólogo Orlando Velásquez, presidente del Consejo Nacional de la Magistratura del Perú, ha descartado renunciar a su cargo, a raíz del escándalo que generaron los audios comprometedores que han salpicado a importantes miembros del poder judicial.

A diferencia de Velásquez, el ministro peruano de Justicia, Salvador Heresi, sí dimitió de su cargo poco después de que se conociera que el presidente Martín Vizcarra le había solicitado la renuncia.

En los audios difundidos recientemente se evidencia que diversos magistrados cometían actos de corrupción, recibiendo sobornos y traficando influencias.

Velásquez, quien es el titular del Consejo de la Magistratura apenas desde febrero de este año, explicó a la prensa que no puede renunciar pues él mismo se ha puesto al frente de la investigación que tiene como fin castigar a los culpables de corrupción dentro del poder judicial. Anunció que apoyará las medidas disciplinarias que decidan tomar tanto el presidente del país como los diputados del Congreso.

Sin embargo, en una de las grabaciones que han sido difundidas se evidencia que Walter Ríos (ex presidente de la Corte Superior del Callao) habla con otros abogados con el fin de asegurar la elección de Velásquez en el cargo de presidente de la Magistratura.

El Consejo Nacional de la Magistratura abrió investigaciones e impuso sanciones al consejero Iván Noguera Ramos y al juez César Hinostroza. Además, se aceptó la renuncia del consejero Guido Aguila Grados, todo a raíz de las grabaciones que salieron a la luz en los últimos días.

La ciudadanía peruana sigue al tanto de esta sonada polémica, y espera que los hechos de corrupción, en caso de probarse, sean castigados con todo el peso de la ley. Está en juego el prestigio del recién conformado gobierno de Martín Vizcarra, que precisamente surgió como consecuencia del proceso de vacancia contra el anterior mandatario, Pedro Pablo Kuczynski.